COACHING

PERSONALIZADO 

 Los coaches guían para conseguir resultados eficaces. Los actores muchas veces también requieren de un coach. La diferencia con el profesor de actuación, que guía y enseña, es que el coach se enfoca en lograr objetivos puntuales del artista y lo acompaña para destrabar limitantes que impidan el logro de metas específicas.
El coach puede acompañar a las personas que tengan que prepararse para un momento de evaluación (casting) como también para conducir a actrices/actores que se encuentren trabajando activamente para encarar proyectos y personajes.
El coach trabaja junto con los actores descubriendo e identificando distintas capas que conformarán la composición del personaje y resultado actoral final. En el camino deberán desglosar escenas, encontrar y definir los objetivos del personaje, qué se pretende alcanzar a lo largo de todo el guión; cuál es el viaje interno del personaje y sus conflictos; acompañar decisiones actorales de riesgo (salir de zonas de confort) para ampliar los tonos y facetas que permitirán un crecimiento actoral.
Además de las herramientas técnicas y de análisis necesarias en este proceso de
preparación, el coach ayuda al actor a fortalecer su confianza. Esto se logra trabajando en desterrar prejuicios que solo sirven para limitar, en afianzar la presencia y cambiando la manera de verse a sí mismo, para que pueda transitar la actuación desde el disfrute, para reencontrarse con el juego y las motivaciones que despierta esta profesión.  

+ Dinámica: A convenir según proyecto y urgencia.